sábado, 26 de febrero de 2011

Kleopatra y sus gemelos.

Un equipo internacional de astrónomos informó que el "apilado de escombros" que conforman el conocido asteroide (216) Kleopatra dio a luz a dos satélites en algún momento de los últimos 100 millones de años. El informe también detalla con precisión las órbitas de ambas lunas, y esto aporta información directa sobre la densidad del asteroide.

Los astrónomos utilizaron pequeños telescopios y el gran telescopio Keck II para llegar a sus conclusiones. "Nuestras observaciones de las órbitas de los dos satélites del (216) Kleopatra nos dan a entender que este gran asteroide metálico es en realidad un montón de escombros, lo que es una sorpresa", dice Franck Marchis de la Universidad de California, Berkeley. "Se supone que los asteroides de este tamaño son sólidos, no montones de escombros".

Imagen del asteroide Kleopatra, antes (izquierda) y después (derecha) de ser procesada. La luna exterior es Alexhelios y la interior Cleoselene. Crédito: Universidad de Berkeley

Hasta la fecha, todos los asteroides encontrados que poseen lunas son "pilas porosas de escombros" formadas por trozos de roca suelta, y Kleopatra, con 217 kilómetros de largo, es uno de los pocos asteroides que se podría involucrar en el método de formación de los planetas.

Marchis y sus colegas dicen que las colisiones entre dos asteroides tienen la misma probabilidad tanto de destruir a los asteroides como de fundirlos en un solo gran asteroide, haciendo de la formación de planetas un lento proceso. Los asteroides en forma de pilas de escombros, no obstante, se fusionarían más fácilmente durante una colisión. "Si una gran fracción de asteroides en el Sistema Solar primitivo eran "apilados de escombros", entonces así la formación de los núcleos de los planetas sería mucho más rápida", dice Marchis.

Probablemente, Kleopatra se formó de los restos de un asteroide rocoso y metálico que se había roto durante una colisión previa con otro asteroide, en algún momento de la historia del Sistema Solar. Pero según el co-autor Pascal Deschamps del Observatorio de París, Kleopatra comenzó a girar más rápido debido a un impacto de dirección oblicua que recibió hace aproximadamente 100 millones de años. Este impacto habría causado que el asteroide se alargara y eyectara material para dar formar al satélite más lejano, mientras que la luna interna puede haber nacido mucho tiempo después, hace unos 10 millones de años.

Cada una de las lunas tiene alrededor de 8 kilómetros de diámetro, y al trazar sus órbitas, los astrónomos pudieron deducir importantes características del propio asteroide, incluyendo el cálculo de su densidad que resultó ser 3,6 gramos por centímetro cúbico. Dado que la mayor parte del asteroide es hierro, que tiene una densidad de alrededor de 5 gr/cm3, el asteroide debe tener entre 30 y 50% de espacio vacío, concluye el informe. Las nuevas observaciones con el telescopio Keck II también confirman la forma de hueso del asteroide Kleopatra registrada con anterioridad.

La homónima del asteroide, Cleopatra, la última faraona y reina de Egipto, también tuvo gemelos, y por eso las lunas fueron llamadas Cleoselene (por Cleopatra Selene) y Alexhelios (por Alejandro Helios).

Fuente: "Astronomy Now" - Autor: Dr. Emily Baldwin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada