miércoles, 2 de marzo de 2011

Importante fuente de nitrógeno esencial para la vida encontrada en meteorito de la Antártida

   Se ha realizado un importante descubrimiento con respecto al inventario de posibles moléculas disponibles en la Tierra primitiva. Un equipo de  científicos dirigidos por Sandra Pizzarello, profesora investigadora en la Universidad de Arizona, encontraron grandes cantidades de amoníaco en un primitivo meteorito de origen asteroidal Antártico. Esta alta concentración de amoníaco podría dar cuenta de una fuente constante de nitrógeno reducido esencial para la química de la vida. El  trabajo se publica en las Actas de esta semana de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS). El documento se titula, "amoníaco abundante en los asteroides primitivos y el caso de la exobiología posible", y es co-escrito por Pizzarello, la geóloga Lynda Williams, los químicos Gregory Holland y  Jeffery Yarger, todos de ASU y Jennifer Lehman de la Universidad de California Santa Cruz. El hallazgo de una alta concentración de moléculas portadoras de nitrógeno en un ambiente asteroidal, muestra que el nuevo estudio es muy removedor.

   Además de los gases nobles, el nitrógeno es el cuarto elemento más abundante en el Sol y el universo en general. En la Tierra, es un ingrediente indispensable de la biosfera, siendo esencial para el ADN, el ARN y las proteínas. En otras palabras, es necesario para la transferencia de información de la vida y los procesos catalíticos. "Todas las teorías sobre los orígenes de la vida deben dar cuenta de una fuente constante de nitrógeno reducido a fin de que se puedan construir los aminoácidos y bases nitrogenadas," dijo Pizzarello, que trabaja en el Departamento de ASU de Química y Bioquímica en la Facultad de Artes Liberales y Ciencias.

   Sobre la Tierra primitiva, por otro lado, ha sido difícil de predecir un inventario prebiótico con el nitrógeno reducido necesario para la formación de las biomoléculas que contienen N-. La hipótesis de una atmósfera reductora había permitido inicialmente prever una abundancia considerable de amoníaco, así como las vías de evolución para la producción de aminoácidos. Sin embargo, la evidencia geoquímica actual de una atmósfera primitiva neutra de la Tierra, combinado con la destrucción fotoquímica conocida del amoníaco, ha dejado los escenarios prebióticos luchando para dar cuenta de una provisión continua de amoníaco. Una entrega exógena abundante de amoniaco, podría haber sido importante en ayudar a la evolución molecular de la Tierra primitiva, ya que se debe esperar haya participado en numerosos procesos abióticos, así como prebióticos.

   También es interesante observar que el nuevo trabajo de PNAS fue posible por el hallazgo en la Antártida, de estos excepcionalmente prístinos meteoritos asteroidales, que contienen amoníaco.
Los hielos de la Antártida son buenos "conservadores" de los meteoritos. Después que un meteorito cae - y los meteoritos han estado cayendo a lo largo de la historia de la Tierra - es rápidamente cubierto por la nieve y enterrado en el hielo. Debido a que estos hielos están en constante movimiento, cuando llegan a una montaña, fluyen sobre la colina y llevan los meteoritos a la superficie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada