sábado, 27 de julio de 2013

Descubren misteriosos objetos centauros.

neowise20130725-640_centauros
La verdadera identidad de los centauros, -estos pequeños cuerpos celestes que orbitan alrededor del Sol entre los planetas Júpiter y Neptuno-, es uno de los grandes misterios de la astrofísica. La pregunta es: ¿Son asteroides o cometas?

Un nuevo estudio de las observaciones realizadas con el WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer) señala que la mayoría de estos objetos son cometas centauros. Hasta ahora, los astrónomos no estaban seguros de si los centauros son asteroides expulsados ​del Sistema Solar o son cometas que viajan hacia el Sol desde la lejanía. Debido a su naturaleza dual, han recibieron el nombre de la criatura mencionada en la mitología griega que tiene cabeza humana y el torso y piernas de un caballo.

“Como criaturas místicas, los objetos centauros parecen tener una doble vida”, dijo James Bauer del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena. Bauer es el autor principal del estudio publicado el 22 de Julio de 2013 en el Astrophysical Journal. “Nuestros datos sugieren un origen cometario en la mayoría de los objetos, lo que sugiere que vienen de los lugares más profundos en el Sistema Solar.”

Su “Origen Cometario” significa que este objeto es probablemente hecho del mismo material de un cometa, que puede haber sido un cometa activo en el pasado y que pueda llegar a ser activo en el futuro.
Los hallazgos provienen de la búsqueda más grande jamás realizado en el espectro infrarrojo hasta la fecha de los centauros y sus primos lejanos, llamados objetos del Disco Disperso. El NEOWISE, es la parte de la misión WISE en la caza de asteroides, adquirió imágenes en el infrarrojo de 52 Centauros y objetos del “disco disperso”. Quince de los 52 son nuevos descubrimientos. El Centauro y objetos de disco disperso que orbitan en el cinturón inestable. La gravedad de los planetas gigantes arrojan a estos objetos más cerca del Sol o más lejos de sus posiciones actuales.

Aunque los astrónomos ya habían observado con anteriormente que algunos de los objetos Centauros mostraban halos polvorientos, una característica común en los cometas, y el telescopio espacial Spitzer de la NASA también han encontrado evidencias de cometas en el grupo, pero no fueron capaces de estimar el número de cometas y asteroides.

Los datos infrarrojos de la misión NEOWISE proporcionan información sobre el albedo de estos objetos, es decir, su reflectividad para ayudar a los astrónomos a ordenar la población. La misión NEOWISE puede conocer si un objeto Centauro tiene una superficie oscura o una superficie brillante que refleja más luz. Las piezas del rompecabezas comenzaron a tener sentido cuando los astrónomos combinan la información del albedo con lo que se conoce acerca de los colores de los objetos. Las observaciones en luz visible han mostrado que los objetos centauros suelen tener tonos azul grisáceo o más rojos. Un objeto de color gris azulado podría ser un asteroide o un cometa. La misión NEOWISE mostró que la mayoría de los objetos son de color azul grisáceo oscuro, una firma de ser un cometa. Un objeto rojizo es más probable un asteroide.

“Los cometas tienen una superficie congelada de material oscuro, haciendo que sea más oscuro que la mayoría de los asteroides”, dijo el co-autor, Tommy Grav del Instituto de Ciencia Planetaria de Tucson, Arizona. “La superficies de los cometas tienden a ser más oscuro, mientras que el asteroide son más brillante que la Luna.”

Los resultados indican que aproximadamente dos tercios de la población de los objetos Centauros son cometas, los cuales vinieron de las regiones frías de nuestro Sistema Solar. No está claro si el resto de los objetos son asteroides. Los cuerpos de centauros no han perdido del todo su mística, pero el futuro de investigación de la misión NEOWISE puede revelar sus secretos ocultos.

Para obtener más información acerca de WISE, visite: http://www.nasa.gov/wise .
Fuente: http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2013-234

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada